AVISO JURÍDICO IMPORTANTE - La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad y a un aviso de Copyright

esdeenfritpt


Prefacio
LEADER y el modelo rural europeo

Por Franz Fischler, miembro de la Comisión Europea, encargado de agricultura y desarrollo rural

El modelo rural europeo está vinculado íntimamente a las vocaciones plurales de los territorios rurales europeos. Entiendo por “territorios rurales europeos” no solamente los muy diversos espacios naturales, sino también aquellos lugares de actividad y funciones diversas donde los agentes locales pueden encontrarse y elaborar un proyecto colectivo.

Hago referencia a espacios económicos y sociales en los cuales la agricultura, la silvicultura, la artesanía, las empresas de cualquier talla, producen y venden, en los cuales se prestan servicios, de la escala más local a la escala internacional.

Tradicionalmente dedicados a la agricultura, los territorios rurales europeos comenzaron hace varias décadas una evolución diversa en Europa. En algunos territorios se observa un fenómeno de envejecimiento de la población y de éxodo de las personas más cualificadas, mientras que otros cuentan entre las regiones más dinámicas de Europa en cuanto a crecimiento económico y a la creación de empleo.

Sería obviamente simplista considerar que los cambios producidos en las zonas rurales están exclusivamente vinculados a las consecuencias de la Política Agrícola Común (PAC), pues no debemos olvidar los cambios producidos por las tecnologías, los estilos de vida, las expectativas de los consumidores o las formas de comunicación. Así se corrobora al observar tendencias similares en países dotados de políticas agrícolas diversas a la nuestra.

Conscientes de que una política solamente orientada hacia la agricultura no puede solucionar problemas de tal magnitud como el empleo, el crecimiento económico o la conservación del medio ambiente, debemos abordar estos problemas más directamente con políticas de desarrollo rural “a la medida”, capaces de acompañar los cambios producidos en las zonas rurales.

A tal efecto, desde los años 70, está en marcha la política de desarrollo rural comunitario, que no ha dejado de crecer, constituyendo el segundo pilar de la PAC.

En este contexto, la Iniciativa LEADER, desde 1991, está al servicio de las zonas rurales de la Unión Europea y propone un método de desarrollo que vincula a los agentes locales con el futuro de su territorio. Sin proceder a una evaluación del dispositivo, es legítimo constatar que el planteamiento LEADER ha encontrado emuladores más allá del círculo de sus beneficiarios y a veces ha inspirado las políticas nacionales o regionales, a raíz del impulso generado por nuevas asociaciones y nuevas operaciones.

El planteamiento LEADER interesa a otros movimientos que intervienen en el desarrollo rural, incluso fuera de Europa. Habida cuenta de que el intercambio de experiencias es el fundamento de LEADER, entiendo que los territorios rurales de la Unión tienen que sacar conclusiones recíprocas del modo de actuar en otros lugares, lo cual se realizará con más sencillez en la nueva fase 2000-2006, mediante la red europea y las nuevas posibilidades de cooperación transnacional.

Aunque el movimiento LEADER ya ha demostrado su valía en los territorios donde ha reproducido su método y ha inspirado otras políticas, estoy convencido de que debe proseguir todavía la labor del desarrollo local en el medio rural y que dará lugar a iniciativas totalmente concluyentes con LEADER+.


Volver


European Flag

Comisión
europea

Dirección general
de Agricultura