AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad y a un aviso de Copyright.

Bandera europeaEuropa
La Comisión Europea
esdadeelenfritnlptfisv
agricultura

Situación y perspectivas del sector agrario en los Países de Europa Central y Oriental

Hungría

Resumen

Situación económica general

Una vez superada la grave recesión que afectó al país en los primeros años de la transición, la economía de Hungría comenzó a mostrar signos de recuperación en 1994. El programa de ajuste macroeconómico que comenzó a aplicarse en 1995 ha preparado el terreno para un crecimiento sostenido del PIB (que alcanzó el 4,4 % en 1997).

En 1996 el déficit público se redujo a un 3,3 % del PIB. El déficit comercial medio correspondiente al período 1996-1997 (-1.900 millones de ecus) es inferior al del período 1993-1994 (-3.200 millones de ecus). La deuda pública externa, muy elevada, aunque se ha reducido, aún representaba un 68 % del PIB en 1997. La inflación (18 %) y los tipos de interés son aún elevados, aunque presentan una tendencia a la baja. También ha descendido el desempleo, de un 10 % en el período 1994-1996 a menos del 9 % en 1997.

Paralelamente al ajuste macroeconómico, también ha avanzado de forma satisfactoria el proceso de privatización. De todos los países de Europa Central, Hungría cuenta con el porcentaje de inversión extranjera directa más elevado (más de 1.000 ecus por habitante), lo que contribuye en gran medida a la modernización de las estructuras de producción y al aumento de la competitividad. El motor de la recuperación económica han sido los sectores orientados hacia la exportación, y en ella no puede despreciarse el papel desempeñado por la agricultura.


La agricultura en la economía nacional

Hungría disfruta de una serie de características naturales favorables para la agricultura; entre ellas se hallan unas llanuras fértiles, un clima favorable y la abundancia de agua (se considera que la cantidad de agua corriente por habitante es la mayor del mundo).

Aunque el porcentaje que representa la agricultura en la economía ha descendido en los últimos años, aún sigue siendo importante; en 1996, la agricultura y la silvicultura aportaban un 6,6 % del PIB, y proporcionaban empleo a más de un 8 % de la población activa. El porcentaje del PIB correspondiente a la industria alimentaria ascendía a un 3,8% en 1996.

La recesión fue más acusada en el sector agrícola que en el conjunto de la economía. Sin embargo, cuando en 1994 comenzó la recuperación general, el crecimiento de la agricultura fue más rápido y más acusado.

La agricultura y la industria alimentaria juntas representan los únicos sectores importantes en los que Hungría es exportador neto. En el período 1990-1996, el porcentaje correspondiente a los productos agrícolas y alimenticios descendió de un 25 % a un 20 % del total de las exportaciones; sin embargo, pese a ese descenso estos productos representan aún una fuente importante y relativamente estable de ingresos en divisas.


Economía agraria

El volumen de la producción agrícola medida, expresado en producto agrícola bruto, se sitúa aún muy por debajo de los niveles anteriores a la transición. Si se establece que el índice 100 corresponde a 1989, el producto agrícola bruto de 1997 se sitúa en 72, cifra media entre 80 para los cultivos y 60 para la producción ganadera.

Tras los años de recesión (de 1991 a 1993) y las graves sequías de 1992 y 1993, el motor del crecimiento del producto agrícola bruto han sido los cultivos, que han reanudado su crecimiento, mientras que la producción del sector ganadero no se ha estabilizado aún. En 1997 un nuevo descenso de la producción ganadera, junto con un moderado crecimiento de los cultivos, desembocó en un descenso general del producto agrícola bruto.

Como consecuencia de esta evolución divergente, el porcentaje correspondiente a los cultivos ha alcanzado casi un 60 % del producto agrícola bruto en los últimos años, frente a una cifra del orden del 50 % en el período anterior a la transición. El predominio progresivo de los cultivos sobre el ganado se puede explicar por los cambios de las políticas agraria y de los consumidores, y por el hecho de que la producción de cultivos requiere menores inversiones en capital que la ganadería y es más rentable.


Producción agrícola y consumo

Dos tercios de la superficie total de Hungría (9,3 millones de hectáreas) están dedicados a la agricultura. Los cultivos ocupan más de 5 millones de hectáreas, lo que representa un 80 % de la superficie agraria, mientras que menos de 1,5 millones de hectáreas están ocupadas por pastos permanentes.

La superficie dedicada a cultivos herbáceos se ha mantenido bastante estable: en 1996 ocupaba 4,7 millones de hectáreas, al igual que en 1989. Sin embargo, desde 1994, se ha retirado de la producción un 4 % de esta superficie.

El principal cultivo son los cereales, que ocupan aproximadamente un 60 % de la superficie dedicada a cultivos herbáceos. De 1989 a 1997, las superficies dedicadas al cultivo de trigo y maíz prácticamente no variaron (han pasado de un millón de hectáreas a 1,25 millones de hectáreas en los últimos años). En términos de producción, el cultivo de maíz tiende a superar el de trigo; en el período 1994-1996, la producción media de maíz se cifra en 5 millones de toneladas, en comparación con 4 millones de toneladas de trigo. Estos dos cultivos representan el 85 % de la producción de cereales y el 90 % de las exportaciones de cereales.

El girasol está bien adaptado a las condiciones agroclimáticas de Hungría, y sus semillas se exportan al mundo entero. En los últimos diez años, tanto la superficie como la producción de girasol han registrado un incremento global.

La superficie correspondiente a la remolacha azucarera ha variado considerablemente a lo largo de la década, llegando a situarse por debajo de las 100.000 hectáreas en 1997.

Los viñedos, los huertos de árboles frutales y las hortalizas ocupan unas 100.000 hectáreas cada uno.

Los volúmenes de producción medios de la mayor parte de los cultivos, a excepción de la cebada y el girasol, han sido inferiores en los últimos años a los correspondientes al período anterior a la transición. En el cuadro S.1 se recoge la evolución de las superficies y la producción de los principales cultivos. Con la excepción del viñedo, no se ha producido ninguna reducción importante de las superficies cultivadas, por lo que el descenso de la producción se debe principalmente a la disminución de los rendimientos, lo cual se puede explicar por una serie de factores estructurales y coyunturales, como son la falta de insumos, la inseguridad generada por el proceso de privatización y las sucesivas sequías.


Cuadro S.1 : evolución de la producción de cultivos
Principales cultivos   Media de 1994-96
Media de 1987-89 = 100
  1997
  Superficie Producción Superficie en
miles de
hectáreas
Producción en
miles de
toneladas
Cereales 100 77 2 935 14 114
Semillas oleaginosas 112 95 573 737
Remolacha azucarera
Azúcar
98 87
106
98 3 691
480
Vino 77 96 99 4 472
(1000 hl)


La recesión en el sector de la ganadería ha sido aún más grave, tanto en términos de unidades como de producción. La reestructuración ha desembocado en una importante reducción del sector. El número de cabezas de ganado experimentó un drástico descenso hasta 1994, y desde entonces la evolución ha sido irregular, aunque el número medio de animales del período 1996-1998 es considerablemente más bajo que el de los años anteriores a la transición.

El cuadro S.2 refleja la magnitud de la disminución del número de cabezas de ganado y de la producción de carne.


Cuadro S.2 : evolución del sector ganadero
Sector Media de 1994-96
Media de 1987-89 = 100
1997
1000 unidades
  Cabezas
de ganado
Producción
de carne *
Cabezas
de ganado
Ganado vacuno 56 70 909
Ganado porcino 57 60 5 289
Aves de corral 56 80 32 300
Ganado ovino y caprino 48 17 924

* Producción nacional, de la que queda excluido el comercio exterior de animales vivos


Aunque el número de cabezas de ganado vacuno y porcino y de aves de corral ha descendido al mismo ritmo, la disminución de la producción de carne ha sido más acusada en el sector porcino. Este sector sufrió importantes cambios durante los años de la transición y no se ha estabilizado aún. Sin embargo, la carne de porcino domina aún la oferta y la demanda, tal y como se recoge en cuadro S.3.


Cuadro S.3 : producción, exportaciones y consumo de leche y carne(media de 1994-96)
Tipo de
producto animal
Producción
en miles
de toneladas
de peso canal
Porcentaje
de la producción
de carne
Exportaciones
en miles
de toneladas
Consumo
en kg
per cápita
Carne de vacuno 68 6 22 8
Carne de porcino 641 60 124 55
Carne de aves
de corral
366 34 106 23
Leche 1999 - 29 75


El sector de las aves de corral es el segundo más importante si se tienen en cuenta la producción, el consumo y las exportaciones. Hungría es exportador tradicional de carne y de productos de aves de corral (se exporta un 30 % de la carne producida), aunque las exportaciones han descendido de forma drástica a lo largo de la década.

Aunque la producción de carne de vacuno no es muy elevada, se exporta un 30 % de la misma, así como un número elevado de animales vivos, por lo que se puede considerar que las exportaciones son relativamente importantes. Además, dado que la producción de ganado vacuno también se orienta hacia el sector lechero, la producción de carne de vacuno debe considerarse globalmente junto con la de leche. Tanto la producción como el consumo de leche han descendido un 30 % en comparación con los años previos a la transición.


Comercio agrario

Tradicionalmente, Hungría es exportador neto de productos agrícolas y alimenticios. Durante los primeros años de la transición, dichos productos representaban un 25 % del total de las exportaciones y sólo un 7 % de las importaciones. En los últimos dos años (media de 1996-1997), estos porcentajes han descendido, aunque las exportaciones agroalimentarias han generado aún 2.300 millones de ecus, mientras que la cifra correspondiente a las importaciones es de sólo 800 millones de ecus, cifras de las que se deriva un saldo positivo de 1.500 millones de ecus.

A pesar del descenso de la producción agrícola, el valor de las exportaciones agroalimentarias se ha mantenido desde la transición por encima de los 2.000 millones de ecus, a excepción de 1993. Al reducirse el consumo nacional de productos alimenticios más que la producción, se han producido excedentes que pueden exportarse. Asimismo, el Gobierno de Hungría ha concedido prioridad política al mantenimiento o incremento de las exportaciones agroalimentarias.

En términos de valor, la carne, las frutas y hortalizas transformadas, los cereales y el vino en conjunto representan más de la mitad de las exportaciones agroalimentarias. En cuanto a las importaciones, el primer lugar lo ocupan los piensos, seguidos por los productos tropicales y el tabaco.

La Unión Europea es, con mucho, el principal socio comercial de Hungría en lo que respecta a productos agroalimentícios, correspondiéndole aproximadamente la mitad del valor de los intercambios. Sin embargo, el porcentaje de la Unión Europea en el comercio húngaro está disminuyendo, mientras que el comercio con otros países de la ACELC y de Europa Central se halla en expansión. Actualmente, Hungría, junto con Bulgaria, es el único país de Europa Central que arroja una balanza comercial positiva en el sector de los productos agroalimenticios con la Unión Europea.


Estructura de las explotaciones

La privatización de las 1.200 explotaciones colectivas ha quedado prácticamente terminada, pero su reestructuración está aún en marcha. De las 1200 explotaciones estatales, la mayoría se ha privatizado, un tercio se ha liquidado y un cuarto sigue siendo propiedad del Estado.

El mercado de compra y venta de tierras se halla aún en una fase incipiente, aunque existe un activo mercado de arrendamiento. Por tanto, parece más útil examinar los cambios que se han producido en la utilización de las tierras que en la propiedad de las mismas; 1,2 millones de explotaciones individuales emplean más de la mitad de la superficie agraria y generan casi un 60 % de la producción. Solamente un 5 % de estas explotaciones se trabajan a tiempo completo. Las empresas y las cooperativas de nueva creación ocupan respectivamente un 18 % y un 28 % de las superficies, y su porcentaje conjunto de la producción se calcula en un 43 %.

La privatización y la reestructuración no han provocado el desmantelamiento de las explotaciones. Aún se mantiene una doble estructura, pero entre las explotaciones a gran escala (que han reducido su tamaño) y las explotaciones tradicionales, muy pequeñas, van surgiendo gradualmente explotaciones comerciales de tamaño mediano.


Desarrollo rural y política estructural

En 1996 el PIB per cápita de Hungría se situaba alrededor del 36 % del PIB medio de la Unión Europea de los Quince. Dicha media nacional oculta grandes diferencias entre las regiones, y lo mismo sucede en el caso del desempleo.

El papel que desempeña la agricultura en el empleo es especialmente importante en el este y el sur del país, donde este sector representa más del 12 % del empleo regional.

Aproximadamente un 40 % de los 10,1 millones de habitantes de Hungría vive en ciudades pequeñas y pueblos, y este porcentaje se ha incrementado en los últimos años.

Mediante la adopción en 1996 de la Ley sobre desarrollo regional y planificación territorial, Hungría se convirtió en uno de los primeros países de Europa Central que establecieron un marco jurídico muy similar al de la política regional de la Unión Europea. Sin embargo, la política regional húngara no dispone aún de dotación financiera suficiente.

Aunque está especialmente concebida para las zonas rurales, dicha Ley no establece una política de desarrollo rural específica. El Gobierno aprobó los principios básicos de política rural en 1997, en el marco del Programa Nacional para la Agricultura (véase más adelante el epígrafe dedicado a las políticas agraria y rural).


Agricultura y medio ambiente

Las prácticas agrarias industriales aplicadas durante el antiguo régimen eran especialmente perjudiciales para el medio ambiente; entre ellas se hallaban la ganadería intensiva sin pastos naturales, el uso excesivo o incorrecto de fertilizantes y plaguicidas y las parcelas muy extensas, que reducen la biodiversidad. La liberalización y la recesión han dado lugar a una agricultura menos intensiva, puesto que ha descendido el empleo de insumos, el sector ganadero se ha reducido y, consecuentemente, ha descendido la presión sobre el medio ambiente. Sin embargo, esta podría aumentar de nuevo con la recuperación, la reestructuración y el aumento de la productividad.

En 1995, mediante la Ley sobre protección del medio ambiente y su programa de aplicación, adoptado en 1997, se implantó una serie de políticas para determinados sectores socioeconómicos, entre los que se incluye la agricultura.

Gracias al esfuerzo del Estado por incrementar la reforestación, los bosques ocupan actualmente un 19 % del territorio húngaro, porcentaje ligeramente superior al correspondiente al período previo a la transición.


Fases iniciales y posteriores de la producción agraria

En las fases iniciales, cabe señalar que el descenso del empleo de insumos ha sido muy acusado, tanto como resultado de la recesión general como del descenso de las subvenciones para los insumos. Los precios de éstos han aumentado en términos reales, mientras que los precios de los productos agrícolas bajaron durante los primeros años de la transición o, como mucho, han experimentado un ligero aumento en los últimos años. Las organizaciones que suministraban insumos en el régimen anterior han sido privatizadas principalmente a través de asociaciones de empresas formadas por proveedores de insumos y usuarios de los mismos.

La crisis de la industria alimentaria ha sido menos acusada que la del sector agrícola. En este caso también la recuperación comenzó en 1994. La privatización de la industria alimentaria ha sido bastante rápida, ya que, en 1996, el 90% de la misma estaba en manos privadas, en comparación con el 25 % correspondiente a los años anteriores a la transición. Actualmente, más de la mitad del activo de la industria alimentaria están en manos de inversores extranjeros. La inversión exterior ha desempeñado un papel fundamental en la modernización de las estructuras de producción y de la gestión, y ha incrementado la competitividad.

Una parte importante de la inversión extranjera se ha destinado al comercio minorista del sector alimentario, que está evolucionando rápidamente, y cuya competitividad está en pleno aumento. Simultáneamente, ha aumentado el peso del sector minorista frente a la industria alimentaria.


Política agraria y rural

En marzo de 1997, el Gobierno lanzó un debate público sobre la política agraria y rural al adoptar y publicar los “Principios básicos del Programa Nacional para la Agricultura”. El objetivo del Programa es preparar al sector agrario de cara a la adhesión a la Unión Europea. Además de incrementar la competitividad, que es el objetivo global del Programa, éste tiene también otros fines:

  • el desarrollo rural;
  • el suministro de productos alimenticios de calidad a precios razonables;
  • la producción de productos competitivos para aumentar las exportaciones;
  • una renta digna para los agricultores;
  • el empleo de los recursos a través de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

En 1997 se asignó a la agricultura un presupuesto equivalente al 1,3 % del PIB de Hungría. Aunque no incluye el desarrollo rural, este presupuesto adjudica fondos a medidas estructurales tales como ayudas para la inversión, subvenciones para créditos rurales y ayudas por hectárea en las zonas menos favorecidas. Asimismo, el presupuesto agrario financia algunas medidas medioambientales, como son el apoyo a la agricultura ecológica, la conservación del suelo, las razas poco frecuentes y la reforestación.


Política comercial y de mercados

La política de mercados absorbe un 42 % del presupuesto agrario. Se pueden distinguir dos tipos principales de regímenes de mercado.

En 1994 se introdujeron disposiciones de regulación directa de los mercados del trigo y el maíz, los ganados porcino y vacuno de abasto y la leche de vaca; dichos regímenes combinan medidas aduaneras con precios garantizados dentro de determinadas cantidades máximas garantizadas.

También se proporciona apoyo indirecto únicamente mediante medidas comerciales a otro grupo de productos (el girasol, el azúcar y las aves de corral).

La industria agroalimentaria se beneficia también de subvenciones para la inversión y de subvenciones por exportación.

La diferencia entre Hungría y la Unión Europea se ha ido reduciendo tanto por lo que se refiere a los precios de sostenimiento como a los precios de producción. Aunque los precios de intervención sostenimiento húngaros son aún inferiores a los comunitarios, la diferencia disminuirá si se aplican las propuestas de la Agenda 2000. En lo que respecta a los precios de producción, los correspondientes al girasol se ajustan al nivel del mercado mundial tanto en Hungría como en la Unión Europea, mientras que, en el caso del trigo y las carnes de porcino y aves de corral, la diferencia se sitúa en, aproximadamente, un 20%.

La política comercial se ha reorganizado mediante una serie de acuerdos multilaterales y bilaterales que han influido en los flujos comerciales.

El resultado del acuerdo de la Ronda Uruguay para Hungría se puede resumir diciendo que, desde el punto de vista de las importaciones, este país consiguió consolidar derechos de aduana relativamente elevados, mientras que, desde el punto de vista de las exportaciones, Hungría solicitó que se revisaran sus compromisos iniciales, alegando que se habían efectuado a partir de cálculos erróneos. Tras dos años de consultas, Hungría obtuvo una exención aplicable hasta el año 2002, según la cual los compromisos correspondientes a las subvenciones por exportación se basan en la situación real imperante en 1995, con algunas excepciones y condiciones. Habida cuenta de la reducción generalizada de las ayudas como consecuencia relativa a la transición a una economía de mercado, junto con la aplicación de la cláusula de inflación excesiva, los compromisos adquiridos con respecto a la ayuda interna no obligan a Hungría a realizar más reducciones de la misma.

Tras la disolución del COMECON, los países de Europa Central negociaron nuevos acuerdos comerciales de carácter regional. Hungría es uno de los tres miembros fundadores de la ACELC, y como tal, disfruta de las ventajas del comercio de productos agroalimenticios establecidos en este acuerdo. Gracias al Acuerdo Europeo firmado con la Unión Europea en 1992, aumentó también el comercio con la Comunidad. Recientemente, Hungría ha presentado un programa comercial destinado a desarrollar el comercio con los Nuevos Estados Independientes.


Perspectivas a medio plazo

Se ha elaborado una hipótesis a medio plazo de la situación de la agricultura húngara basada en los siguientes supuestos:

  • contexto económico general: la estabilización macroeconómica y el ajuste estructural generan un crecimiento más intenso y sostenido;
  • tras el ligero retroceso de 1997, el crecimiento de la agricultura prosigue, aunque a un ritmo más lento que el del resto de la economía; el peso de la agricultura en la economía disminuye ligeramente como resultado del ajuste estructural; la inversión en la producción primaria es aún limitada, mientras que el relativo dinamismo de la industria alimentaria abre la perspectiva de un aumento de los precios y de las posibilidades de comercialización de los productos;
  • como resultado del aumento de los ingresos, la demanda nacional de productos alimenticios se recupera; también se experimentan cambios en la estructura del consumo;
  • la política agraria se ajusta a los principios básicos del Programa Nacional para la Agricultura, cuya filosofía de base es la preparación para la adhesión a la Unión Europea; concretamente, habida cuenta de que el aumento de las exportaciones figura entre los principales objetivos del Programa, se da por supuesto que se continúa haciendo uso de las restituciones por exportación, siempre dentro de los límites establecidos en la exención obtenida en el marco del GATT.

Se han elaborado previsiones de cuentas de resultados para los principales productos. En los cuadros que se recogen a continuación se resumen en términos cualitativos los supuestos correspondientes a los insumos y la evolución de las distintas producciones:


Cuadro S. 4: Perspectivas de los cultivos para el año 2003, en comparación con el período 1994-1996
  Superficie Rendimiento Producción Capacidad
de exportación
Cereales = ++ ++ +++
aunque = a 1995
Semillas oleaginosas + ++ +++ Semillas -
Aceite +
Azúcar -- +++ = = à 1995
Vino - +++ ++ +++


Perspectivas de la ganadería para el año 2003, en comparación con el período 1994-1996
  Número
de animales
Producción Consumo
per cápita
Capacidad
de exportación
Leche + ++ ++ --
Carne de vacuno = ++ + ---
Carne de porcino ++ + + =
Carne de aves de corral = = + -


Las perspectivas de la agricultura húngara son favorables. La producción aumentará en todos los sectores, en comparación con 1996, menos en el del azúcar. La comparación con los niveles de producción correspondientes a los años previos a la transición pone de manifiesto una gran diferencia entre los cultivos y los productos animales. Para el año 2003, la producción de cultivos debería haberse recuperado y, en el caso de las semillas oleaginosas y el vino, debería ser incluso superior a la de los años anteriores a la transición. Por el contrario, la producción de productos animales será inferior a la anterior a la transición. Las perspectivas de las exportaciones son similares: se espera que aumente la exportación de cultivos, mientras que la de productos animales se estabilizará o incluso descenderá en comparación con los últimos años.

Estos resultados apuntan hacia una especialización cada vez mayor en determinados cultivos que responde a la ventaja comparativa de Hungría en este sector. No obstante, se debe mantener un equilibrio entre los dos grandes sectores, puesto que son interdependientes no sólo por razones de mercado, sino también desde el punto de vista medioambiental y territorial.


Top

Agricultura ] - [ Estudios sobre los PECO ]

Novedades

Temas clave

Indice

Buzón

Búsqueda

Información

Encuesta