AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad y a un aviso de Copyright.

European FlagEuropa
La Comisión Europea

Dirección General
esdadeelenfritnlptfisv

agriculture - Newsletter

Edición especial - 11 de marzo de 1999

Consejo de Agricultura: Acuerdo político sobre la reforma de la PAC


Al finalizar la reunión celebrada entre el 22 de febrero y el 11 de marzo de 1999, y dentro del proceso de preparación del Consejo Europeo de Berlín, el Consejo de Agricultura, en espera del dictamen del Parlamento Europeo, alcanzó, por mayoría cualificada, un acuerdo político sobre el compromiso general de la Presidencia, de conformidad con la Comisión, acerca de los aspectos agrícolas de la Agenda 2000.

Teniendo en cuenta que, para el Consejo Europeo de Viena, la Agenda 2000 constituye un conjunto de medidas respecto del cual sólo puede alcanzarse un acuerdo total, hay que considerar que el acuerdo político alcanzado en el Consejo de Agricultura no se opone al acuerdo global sobre la Agenda 2000 que se obtenga en el Consejo Europeo de Berlín, los próximos días 24 y 25 de marzo de 1999.

En resumen, la decisión incluye una reducción del 15% de los precios de intervención de la mantequilla y de la leche desnatada en polvo, en tres fases a lo largo de tres años a partir del año 2003, junto con un aumento de las cuotas lecheras; una reducción del 20% de los precios de intervención de los cereales en dos fases iguales; la ayuda por hectárea para las semillas oleaginosas deberá ajustarse a la de los cereales en 2002; el precio de base de la carne de vacuno, que pone en marche el mecanismo de desencadenamiento de la ayuda al almacenamiento privado, se fija en 2.224 euros por tonelada, lo que supone una reducción del 20%, mientras que la intervención se mantiene tan sólo como red de seguridad, situándose en 1.560 euros por tonelada. Los ingresos de los agricultores se benefician de ayudas a través de una serie de pagos directos tales como: productos lácteos: 17,24 euros por tonelada de leche, más un pago procedente de la dotación nacional financiada por la UE; cereales y semillas oleaginosas: 66 euros por tonelada; carne de vacuno: prima por vaca nodriza, 200 euros por animal; prima por toro: 210 euros pagaderos una vez en la vida del animal; una prima de 150 euros para los bueyes pagadera dos veces en la vida del animal; una prima por sacrificio de hasta 80 euros para los toros, los bueyes, las vacas nodrizas y las novillas y 50 euros en el caso de los terneros de más de un mes. Estas primas, exceptuada la prima por ternero, podrán completarse a través de la dotación nacional. El coste de la reforma se ajusta al objetivo de estabilización presupuestaria.

Al término del Consejo de Ministros de Agricultura, el Sr. Fischler, Comisario responsable de Agricultura y Desarrollo Rural, declaró que los resultados de dicho Consejo sientan las bases sólidas necesarias para garantizar el futuro desarrollo del sector agrícola de la UE. Este conjunto de medidas, algo menos ambicioso que las propuestas de la Comisión, representa no obstante la reforma más radical desde que se implantó la PAC a principios de los años sesenta. De hecho, rara vez ha ocurrido que una propuesta de la Comisión haya pasado por un proceso de negociación tan largo y difícil, sufriendo tan pocas modificaciones como estas propuestas sobre la reforma de la PAC. Se trata de un hecho que habla mucho en favor no sólo de la Comisión, sino también de los Ministros de Agricultura que hicieron gala de un gran valor político al adoptar decisiones que, aunque pueden parecer hoy en día difíciles de aceptar para algunos desde el punto de vista político, garantizan un futuro próspero al sector agrícola y a los agricultores de la UE.

La aplicación de la reforma beneficiará tanto a los agricultores, los consumidores, al sector agroindustrial y al medio ambiente como a la economía de la UE en general. La reforma pone también claramente de manifiesto ante nuestros socios comerciales, el compromiso de la UE respecto al modelo de agricultura por el que se abogará enérgicamente en la próxima ronda de negociaciones de la OCM.

A la hora de elaborar las propuestas de reforma de la PAC, las prioridades de la Comisión Europea han sido garantizar una mayor competitividad de la agricultura europea en los mercados tanto comunitarios como mundiales, lograr una agricultura más respetuosa del medio ambiente y proteger el medio de vida de los agricultores. Estas prioridades se mantienen plenamente en el conjunto de medidas. La reforma de la PAC constituye un paso adelante hacia un régimen de ayudas destinadas a las personas en vez de a los productos y la indemnización de los agricultores no sólo en función de la producción sino también por lo que aportan a la sociedad, concretamente como guardianes del campo.

Es evidente que, según indican las tendencias históricas a largo plazo, la agricultura no podrá preservar por sí sola las zonas rurales de forma permanente, ya sea desde el punto de vista económico, o en términos de mantenimiento de la población rural. El enfoque adoptado por la Agenda 2000, según el cual la política de desarrollo rural constituirá el segundo pilar de la PAC, debería ofrecer más oportunidades de fomento de las actividades económicas tanto dentro como fuera de la explotación, contribuyendo por lo tanto a mantener un sector rural dinámico desde el punto de vista tanto económico como social.

Frente a las críticas de la reforma de la PAC, el Sr. Fischler ha señalado que muchos de los pronósticos catastrofistas que se oyen actualmente también se oyeron con motivo de las reformas de 1992 y, según él, se equivocaron entonces y se equivocan ahora.

Es falsa la idea de que se pide a los agricultores que apliquen precios poco rentables en el mercado mundial. Este acuerdo reforzará de hecho la preferencia comunitaria en numerosos ámbitos, garantizando de este modo que el 90% de la producción de los agricultores de la UE siga teniendo un acceso prioritario al mercado de consumidores más lucrativo del mundo, y permitiendo al mismo tiempo a los agricultores ampliar y diversificar su producción y aprovechar nuevas oportunidades fuera del mercado comunitario.

En conclusión, el Sr. Fischler declaró que siempre ha quedado claro que la reforma de la PAC es imposible desde el punto de vista tanto político como social sin una financiación suplementaria a corto plazo e instó a los Gobiernos de la UE a que aporten los recursos financieros necesarios no sólo en interés del sector agrícola, sino también por la contribución económica que la reforma de la PAC generará para la economía de la UE en general, y añadió que, en cualquier caso, el coste del conjunto de medidas se ajusta al principio de estabilización presupuestaria.

Principales elementos por sectores

Cultivos herbáceos

El sector de los cultivos herbáceos abarca los cereales y los cultivos oleaginosos y proteaginosos (COP). Los cultivos herbáceos ocupan un lugar central en el sector agrario, tanto por su importancia para el consumo humano como por la demanda de la industria de la alimentación animal (fabricación de piensos para porcinos y aves de corral). Los COP representan el 11% del valor de la producción de la UE y el 21% de la renta agraria comunitaria. Representan en torno al 42% de los gastos del FEOGA y ocupan el 40% de la superficie agraria útil (SAU).

Principales elementos

Las conclusiones del Consejo en lo que concierne a los cultivos herbáceos son las que se indican a continuación:

  • El precio de intervención se recorta un 20% en dos fases a partir de la campaña 2000/01, a fin de situarlo en 95,35 euros/t, frente a los 119,19 euros/t actuales. La intervención recuperará pues su función original de "red de seguridad" para los ingresos de los agricultores.

  • Una vez reducido el papel de la intervención, pierden toda justificación las correcciones estacionales de precios. Se suprime por lo tanto el sistema de incrementos mensuales.

  • Los pagos directos aumentan en dos fases de 54 euros/t a 66 euros/t. Deberán pagarse entre el 16 de noviembre y el 31 de enero, y no, como en la actualidad, entre el 16 de octubre y el 31 de diciembre.

  • Los pagos directos por hectárea por oleaginosas y lino se reducirán en tres fases anuales hasta alcanzar el nivel de los pagos directos para los cereales, y, por otro lado, el año 2000 se suprimirá el régimen de precios de referencia para las semillas oleaginosas. Como consecuencia, la supresión de la limitación de superficies derivada del acuerdo de Blair House comenzará a aplicarse a partir de la campaña de comercialización 2002/03.

  • La Comisión confirma que los programas agroambientales podrían incluir el girasol y la colza de primavera.

  • A fin de garantizar su rentabilidad frente a otros cultivos, los cultivos proteaginosos recibirán una prima de 6,5 euros/t además del pago directo básico.

  • Se mantendrán las subzonas de base específicas para el maíz y los rendimientos específicos.

  • Las zonas de riego pueden definirse como subzonas de base con rendimientos específicos. En Portugal, la zona de base de riego se aumenta en 60.000 ha.

  • Se mantiene la retirada de tierras obligatoria, situándose el porcentaje básico en un 10% para las campañas de comercialización 2000/01 y 2001/02, y un 0% a partir de la de 2002/03.

  • Se mantiene la retirada de tierras voluntaria, con ciertas mejoras del régimen, a fin de tener en cuenta las consideraciones medioambientales.

  • La indemnización por retirada de tierras se establece al mismo nivel que para los cultivos herbáceos.

  • El pago a los productores de patatas destinadas a la fabricación de fécula se establece en 118,41 euros/t.

  • Los Estados miembros en los que el maíz para ensilado no constituya un cultivo tradicional, tendrán la posibilidad de beneficiarse de la ayuda por superficie de cultivos herbáceos para el ensilado de hierba y de determinar subzonas de base específicas para el ensilado de hierba (sin modificar la superficie de base nacional) a las que se aplicará el rendimiento de base de referencia correspondiente a los cereales.

Carne de vacuno

El sector de la carne de vacuno se enfrenta con circunstancias comerciales cada vez más difíciles.

En opinión de la Comisión, la única estrategia viable a largo plazo consiste en reducir el apoyo a los precios a fin de lograr un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado europeo. Dicha estrategia tendría una serie de resultados positivos, ya que, por ejemplo, ayudaría a que este producto recuperase su lugar en el mercado interior frente a otros tipos de carne, aumentaría la competitividad de la carne de vacuno europea en los mercados mundiales en expansión y reduciría la necesidad de recurrir a las restituciones por exportación a destinos tradicionales. El Consejo ha respaldado este planteamiento.

Principales elementos

Apoyo al mercado

El precio de base se fija en 2.224 euros/t, lo que supone una reducción del 20% que se alcanzará en tres fases iguales. Los cambios se introducirán de forma escalonada, de tal modo que el precio de sostenimiento del mercado actual (2.780 euros/t) quedará reducido en tres fases. El 1 de julio de 2002, se establecerá el precio de base (para el almacenamiento privado), una vez efectuada la tercera y última reducción de la ayuda. La ayuda al almacenamiento privado podría concederse en caso de que los precios medios comunitarios de mercado descendiesen por debajo del 103% del precio de base.

A partir del 1 de julio del 2002, se establecerá un régimen de intervención que servirá de "red de seguridad". En caso de que el precio medio de mercado de toros y bueyes de un Estado miembro determinado (o una de sus regiones) se sitúe por debajo de 1.560 euros/t, la Comisión organizará en ese Estado miembro licitaciones para la compra de productos mediante el procedimiento de Comité de gestión.

Primas

Se procederá al aumento en tres fases de la prima de base especial por animales machos, situándose ésta, en el año 2002, en 210 euros para los toros y 300 euros para los bueyes y se mantendrán en ese nivel los años siguientes. Los pagos se efectuarán una vez en la vida de los toros y dos veces (2 x 150) en la vida de los bueyes. La prima por toro tiene en cuenta la ventaja que supone conservar para el maíz de ensilado el pago por cultivos herbáceos. En el caso de los animales machos, el régimen incluirá una serie de límites máximos regionales del número de derechos a la prima.

La edad mínima para el pago de los dos tramos de la prima especial por animal macho se fija en 9 meses (o 185 kg de peso en canal) y más de 21 meses, respectivamente.
Se pagará directamente al ganadero una prima por sacrificio a condición de que se observe un período de retención, cifrada en 80 euros para toros, bueyes, vacas lecheras y novillas (a partir de 8 meses para todos estas categorías de animales), y 50 para terneros (de entre 1 y 7 meses y menos de 160 kg de peso en canal).

Se establecen, por cada Estado miembro, dos límites máximos para la prima por sacrificio, uno para animales adultos (toros, bueyes, vacas y novillas) y otro para s terneros, iguales al número de animales sacrificados en 1995 más las exportaciones efectuadas a terceros países ese mismo año, sobre la base de los datos de Eurostat o cualquier otra información estadística oficial publicada para ese año y aceptada por la Comisión.

Límites máximos regionales

Los límites máximos regionales correspondientes a la prima especial por animal macho se fijan sobre la base de los datos de 1996, como en la propuesta, aunque actualizados. El límite máximo se calcula de conformidad con la Declaración del Consejo de noviembre de 1996 (utilizándose un factor de desencadenamiento del 5 %).


Bélgica

235 149

  Luxemburgo

18 962

Dinamarca

277 110

  Países Bajos

157 932

Alemania

1 782 700

  Austria

423 400

Grecia

143 134

  Portugal

175 075

España

713 999

  Finlandia

250 000

Francia

1 754 732

  Suecia

250 000

Irlanda

1 077 458

  Reino Unido*

1 419 811

Italia

598 746

   

 

* +100 000 con carácter temporal hasta que se puedan exportar animales vivos de menos de 6 meses de edad.

En el caso de los tres nuevos Estados miembros, los límites máximos se fijan al nivel previsto en el Tratado de adhesión.

Límites cuantitativos

Los Estados miembros podrán fijar un límite máximo para la prima especial por explotación diferente al de 90 animales por explotación.

En tal caso, podrán establecer que las posibles reducciones del número de primas, debido a un número de solicitudes superior al límite máximo regional, no se apliquen a los pequeños ganaderos que soliciten la prima por un número máximo de animales que cada Estado miembro deberá fijar. La reducción necesaria para no rebasar el límite máximo sólo se aplicará a los demás ganaderos.

Prima por vaca nodriza

La prima anual por vaca nodriza, que seguirá basándose en límites máximos individuales, experimentará un aumento, situándose en 200 euros en el 2002. La prima nacional que se añade a la prima por vaca nodriza aumentará hasta alcanzar 50 euros por cabeza. Por otro lado, en el caso de las novillas, se podrá solicitar un máximo del 20% de los derechos a la prima por vaca nodriza.

Los Estados miembros que cuenten con más del 60% de las vacas nodrizas y novillas en zonas montañosas podrán decidir que la gestión de las primas por vaca nodriza destinadas a las novillas se efectúe no ya sobre la base de cuotas individuales, sino mediante la asignación de un máximo del 20% del límite nacional correspondiente a la vaca nodriza a un límite máximo nacional separado.

Al igual que para los animales machos, deberán establecerse límites máximos nacionales para todos los derechos a la prima por vaca nodriza, los cuales se indican a continuación:

Bélgica

394 253

  Luxemburgo

18 537

Dinamarca

112 932

  Países Bajos

63 236

Alemania

639 535

  Austria

325 000

Grecia

138 005

  Portugal

277 539

España

1 441 539

  Finlandia

55 000

Francia

3 779 866

  Suecia

155 000

Irlanda

1 102 620

  Reino Unido

1 699 511

Italia

621 611

     

Dotaciones nacionales

Se fijará una dotación por Estado miembro que se podrá utilizar para completar los pagos relativos a los animales de la especie bovina, tanto machos como hembras, incluidas las vacas nodrizas, lo que concederá a los Estados miembros cierta flexibilidad a la hora de indemnizar a los ganaderos por las diferencias existentes en materia de métodos de producción y condiciones agronómicas que pueden dificultar la reestructuración, fomentándose al mismo tiempo la producción extensiva.

Dotaciones nacionales (expresadas en millones de euros): 
Bélgica

39,4

  Luxemburgo

3,4

Dinamarca

11,8

  Países Bajos

25,3

Alemania

88,4

  Austria

12,0

Grecia

3,8

  Portugal

6,2

España

33,1

  Finlandia

6,2

Francia

93,4

  Suecia

9,2

Irlanda

31,4

  Reino Unido

63,8

Italia

65,6

     

Extensificación

El número total de animales que pueden optar a la prima especial y a la prima por vaca nodriza seguirá limitado a dos unidades de ganado (UG) por hectárea de superficie forrajera.

La prima por extensificación actualmente vigente experimentará un notable aumento. Sólo se tendrán en cuenta los métodos de producción extensivos, ya que habrá criterios más rigurosos al tomarse en consideración todos los animales adultos de la especie bovina y ovina realmente presentes en la explotación.

Los importes de la prima por extensificación serán los siguientes:

  • En 2000 y 2001:
    33 euros entre 2,0 y 1,6 UG/ha
    66 euros para menos de 1,6 UG/ha


  • A partir del 2002:
    40 euros entre 1,8 y 1,4 UG/ha
    80 euros para menos de 1,4 UG/ha.

Por otro lado, los Estados miembros podrán solicitar la extensificación de acuerdo con la propuesta inicial de la Comisión, es decir, 100 euros por unidad de ganado en caso de que la carga ganadera se sitúe por debajo de 1,4 unidades de ganado por hectárea.

El número de hectáreas que vaya a tenerse en cuenta, se limita a las praderas temporales y permanentes y a todas las demás superficies forrajeras, con excepción de los cultivos herbáceos.

La obligación de que los animales se encuentren realmente en los pastos durante el período vegetativo se sustituye por la condición de que los pastos representen al menos el 50% del total de la superficie forrajera declarada.

Los Estados miembros definirán el concepto de pasto y tal definición incluirá al menos el siguiente criterio: los pastos son pastizales destinados al pastoreo de animales de la especie bovina u ovina, de acuerdo con las prácticas agrícolas locales.

Esta definición no excluye la utilización mixta de dichas tierras (pastos, heno, ensilado de hierba) durante un mismo año.

En aquellos Estados miembros en los que más del 50 % de la producción de leche se sitúa en zonas montañosas, la prima por extensificación es también aplicable a las vacas lecheras mantenidas en las explotaciones situadas en esas zonas.


Leche

Principales elementos

Al igual que en el caso de los otros sectores incluidos en la reforma de la PAC, el sector lechero seguirá enfrentándose con una serie de desafíos en materia de competitividad tanto en el ámbito interior como exterior. Los productores comunitarios ya están exportando productos lácteos de valor añadido sin restituciones por exportación, por lo que es evidente que un ajuste a la baja de los precios ayudará a reforzar esta tendencia. Se ha acordado la reducción en un 15% del precio de intervención de la mantequilla y la leche desnatada en polvo, en tres fases iguales a partir del 2003, lo que facilitará a su vez el aumento de la parte de producción a la que, al menos en parte, se debe dar salida sin subvenciones.

Habrá un aumento del 1,5% de las cuotas de la mayoría de los Estados miembros, escalonado en tres fases a partir del 2003. Los otros cinco Estados miembros, (Grecia, España, Irlanda, Italia y el Reino Unido (Irlanda del Norte)) recibirán incrementos específicos de las cuotas, escalonados en dos fases a partir del año 2000. De esta manera, al final del periodo de aplicación, se habrá llegado a un aumento general de las cuotas del 2,39%.


Incrementos específicos de las cuotas:  
Grecia

70,0

  Italia

600,0

España

550,0

  Reino Unido
(Irlanda del Norte)


19,7

Irlanda

150,0

     

El régimen de las cuotas lecheras se amplía hasta el 2006; su futuro con posterioridad a dicho año se examinará en el2003.

Con el fin de garantizar la protección de los ingresos agrícolas, se implantará un régimen de ayudas que aumentarán a lo largo de tres años. Dicho incremento se escalonará en tres fases idénticas hasta alcanzarse un importe de 17,24 euros/t en el año 2005, al que se añadirá un pago procedente de la dotación financiera comunitaria asignada a los Estados miembros, que aumentará asimismo a lo largo de tres años, del 2003 al 2005.

Dotaciones nacionales relativas a los productos lácteos - año 2005 (en millones de euros)

Bélgica

Dinamarca

Alemania

Grecia

España

Francia

Irlanda

Italia

25,7

34,5

216,0

4,9

43,1

187,9

40,7

77,0

 

Luxemburgo

Países Bajos

Austria

Portugal

Finlandia

Suecia

Reino Unido

2,1

85,8

21,3

14,5

18,6

25,6

113,1


Vino

La decisión establece una nueva organización común del mercado vitivinícola.

Por motivos de claridad, simplificación y transparencia, se considera adecuado sustituir los 23 reglamentos relativos al vino actualmente vigentes por un reglamento único.

Las medidas propuestas, que tienen en cuenta la nueva situación del sector a corto y medio plazo (a lo largo de un período de diez años), tienen como objetivo de lograr una incidencia positiva en la competitividad del sector vitivinícola de la UE en el contexto de una economía mundial en expansión.

Principales elementos

El Consejo ha decidido mantener vigente la prohibición de efectuar nuevas plantaciones de viñedo hasta el año 2010 y asignar a los Estados miembros nuevos derechos de plantación correspondientes a las superficies indicadas a continuación en hectáreas (además de las excepciones habituales, reguladas aparte):


Alemania

Grecia

España

Francia

Italia

Luxemburgo

1 534

1 098

17 355

13 565

12 933

18

 

Austria

Portugal

Total

Reserva

Total general

737

3 760

51 000

17 000

68 000



La Comisión, mediante el procedimiento de comité de gestión, estará facultada (hasta el 31 de diciembre de 2003) para asignar nuevos derechos de plantación (a partir de la reserva) a las regiones que puedan demostrar unas necesidades adicionales susceptibles de ser satisfechas a través de la distribución de derechos adicionales de plantación.

El nuevo régimen de derechos de plantación permitirá un aumento disciplinado del potencial de produción vitivinícola de la UE para favorecer el desarrollo de las zonas con necesidades manifiestas. El nuevo régimen de gestión de los derechos de plantación redundará en una mayor flexibilidad y permitirá la regularización de las plantaciones. La introducción del inventario hará que mejore la calidad de los controles y de la información.

La aplicación de medidas de reestructuración y conversión, destinadas a adaptar los viñedos al mercado resultará beneficiosa para las pequeñas y medianas empresas, al igual que la formalización de las organizaciones de productores e interprofesionales (o equivalentes).

Los mecanismos de mercado propuestos ajustarán sus objetivos a la situación actualmente vigente; se trata concretamente de mantener todas las salidas tradicionales para el vino y los productos de la viticultura, permitir a la Comisión tratar los casos excepcionales de excedentes estructurales graves y garantizar la continuidad del suministro y la calidad del vino que llega al mercado. Se procede a la supresión de una serie de mecanismos ya obsoletos, como la posibilidad de encontrar salidas artificiales para productos invendibles. Deben abandonarse la "destilación preventiva", la "destilación obligatoria de vinos de mesa" y la "destilación de apoyo". Con el fin de resolver los casos excepcionales de alteración del mercado, se introducirá una medida de destilación de "crisis", así como medidas específicas de destilación para el mercado del alcohol de boca.

El éxito de la aplicación de las medidas de reestructuración y conversión consistirá en reducir la necesidad de aplicar las medidas de destilación de crisis; por otro lado, la Comisión ajustará los objetivos de las medidas de reestructuración y conversión de modo flexible, en función de las necesidades del sector.

La simplificación radical que consigue la propuesta permitirá aumentar notablemente la transparencia y la comprensión del sector.

Globalmente, la decisión final representa una importante dotación financiera destinada a mantener y desarrollar uno de los sectores europeos más competitivos.

Medidas aplicables a todas las organizaciones comunes de mercado

Respecto al reglamento horizontal, el compromiso contempla los aspectos siguientes:

  • normas medioambientales, en las que los Estados miembros deben definir medidas ambientales específicas que deberán aplicar los agricultores, así como las sanciones adecuadas a las infracciones ambientales, con inclusión, en su caso, de la reducción de los pagos directos;

  • un régimen por el que los Estados miembros pueden estar autorizados a modular los pagos directos por explotación, dentro de ciertos límites, en relación con el empleo en la explotación o la prosperidad general de la empresa

  • los fondos que se liberen como consecuencia de la reducción de las ayudas por el cumplimiento cruzado o la modulación quedarán a disposición del Estado miembro correspondiente como ayuda comunitaria adicional para medidas agroambientales, zonas desfavorecidas, jubilación anticipada o repoblación forestal.

Se ha suprimido la disposición original que imponía límites máximos a los pagos directos.

Política de desarrollo rural

La nueva política de desarrollo rural contribuirá a establecer un marco coherente y sostenible para el futuro de las zonas rurales europeas, lo que, en opinión de la Comisión, siempre ha representado un elemento clave en los debates sobre el futuro de la PAC.

La nueva política se rige por un enfoque integrado y multisectorial del desarrollo rural. Por un lado, reconoce que la agricultura desempeña una serie de funciones entre las que figura la conservación del patrimonio rural. Por otro lado, admite que la creación de fuentes alternativas de ingresos debe formar parte integrante de la política de desarrollo rural.

Una de las principales innovaciones es la integración de una serie de medidas de desarrollo rural en un paquete único y coherente que preste apoyo a todas las zonas rurales, principalmente, de 3 maneras :

  • Creación de un sector agrícola y forestal más pujante. Las principales medidas se refieren a la modernización de las explotaciones agrícolas y a la transformación y comercialización de productos agrícolas de calidad. Además, la viabilidad de las explotaciones agrícolas se incrementará a través de medidas en favor de la instalación de jóvenes agricultores y de mejora de las condiciones que propicien la jubilación anticipada de la actividad agrícola. El sector forestal se reconoce por primera vez como elemento clave del desarrollo rural, estableciéndose una nueva medida de ayuda al sector cuando éste desempeñe una función ecológica.

  • Aumento de la competitividad de las zonas rurales. Los principales objetivos son, en este caso, el apoyo a la calidad de vida de la comunidad rural y el fomento de la diversificación hacia nuevas actividades. Las medidas están diseñadas para crear fuentes alternativas de ingresos y empleo para los agricultores, su familia y, en términos generales, para la comunidad rural.

  • Conservación del medio ambiente y del incomparable patrimonio rural europeo. Las medidas agroambientales fomentarán los métodos de explotación agrícola respetuosos del medio ambiente y constituirán además el único elemento obligatorio de la nueva generación de programas de desarrollo rural y, por lo tanto, un paso decisivo hacia el reconocimiento del papel multifuncional de la agricultura. Una de las medidas adicionales que contribuirá a una mayor integración de la dimensión medioambiental en la PAC consistirá en la ampliación de las indemnizaciones compensatorias, tradicionalmente concedidas a la agricultura de las zonas menos favorecidas, a aquellas zonas en las que la actividad agrícola está limitada por dificultades medioambientales específicas.

Los principios que rigen la nueva política de desarrollo rural son la descentralización de las responsabilidades y la flexibilidad. Corresponde a los Estados miembros presentar propuestas para los programas de desarrollo rural, a un nivel geográfico adecuado. De acuerdo con sus necesidades y prioridades específicas, los Estados miembros pueden utilizar una serie de medidas de desarrollo rural que figuran en el reglamento. Éste representa un importante paso hacia la simplificación de la normativa europea, ya que un solo texto substituye a los nueve reglamentos anteriormente vigentes.

Fuera de las regiones menos desarrolladas de la Unión Europea, las denominadas regiones del objetivo nº 1, las medidas de desarrollo rural se financiarán a través de una sola fuente: la Sección de Garantía del FEOGA.

Esto subraya el hecho de que, como resultado de las decisiones adoptadas en el Consejo, el desarrollo rural se ha convertido en el segundo pilar de la PAC.


Desarrollo rural - Cuadro de importes
Medida
Pagos (euros)
Referencia
Ayuda a la instalación de jóvenes agricultores

25 000

 
Régimen de jubilación anticipada

15 000*

por donante y año
 

150 000

importe total por donante
 

3 500

por trabajador y año
 

35 000

importe total por trabajador
Indemnización compensatoria en zonas desfavorecidas:
Mínimo

25

por hectárea de superficie agrícola
Máximo

200

por hectárea de superficie agrícola
Ayuda para compromisos agroambientales:
Cultivos anuales

600

por hectárea
Cultivos perennes especializados

900

por hectárea
Otros usos de la tierra

450

por hectárea
Primas de cobertura de pérdidas por repoblación forestal
  • para agricultores o sus asociaciones
  • para otros particulares

725

185

por hectárea

por hectárea

Pagos relacionados con la función protectora y ecológica de los bosques:
Pago compensatoria mínimo

40

por hectárea
Pago compensatoria máximo

120

por hectárea
* Ajustable en función del importe total

Top

© ] - [ 
Up Level ]

Búsqueda
Información